• LaChiva Radio

Una “rosa” en el viento


Giroditalia Oficial

Viento del norte, siroco, mistral, libeccio y varios otros, todos vientos que probablemente tomó hoy Diego Rosa . Y no por ninguna razón real, al menos que sepamos, más que para darle vida a un escenario que se parecía cada vez más a un desfile. En una Gran Vuelta estos días siempre están ahí, no hace falta negarlo, y hoy hemos sido testigos de la etapa plana más lenta en nueve años. Una etapa única a su manera, quizás no la más divertida, pero destinada a ser recordada.

Y el buen Diego Rosa le puso su firma rodando más de 140km en solitario , sabiendo que no tenía ninguna posibilidad de llegar a la meta en Scalea. Ciertamente permitió que su patrocinador tuviera un escaparate exclusivo, para repasar su carrera, alegrías y tristezas, lo que vendrá en este Giro y quizás lo que cenará esta noche. Se dice que mientras los ciclistas corren no tienen tiempo para disfrutar del entorno que les rodea. Pues hoy, además del ácido láctico, seguro que el gavilán Diego Rosa tuvo tiempo de contemplar la belleza de la impresionante Riviera dei Cedri . En cualquier caso, hoy solo hay que agradecerle que nos haya entretenido al menos un poco, con la esperanza de que en los próximos días tenga una oportunidad real de luchar por una victoria de etapa.


38,076 km/h es el promedio que salió de la etapa de hoy: no había sido tan lento desde 2013 (Riese Pio X – Brescia). En ese caso, la etapa realmente terminó en 37,438 km/h. Cuando una etapa es plana, nunca se sabe lo que puede surgir. En 2020, por ejemplo, en la Castrovillari-Matera -altimétricamente un poco más insidiosa que la actual, pero aún coto de caza de velocistas- se salió de ella una etapa loca, con una media de 51.234 km/h. Sin embargo, estas dos etapas opuestas tienen una cosa en común: el ganador, Arnaud Démare .

El velocista transalpino ganó entonces y ganó hoy, solo para confirmar que sabe ganar a todas las velocidades. La de hoy es también una victoria con un peso específico considerable, ya que Démare se convierte en el ciclista francés más laureado de la historia del Giro con siete victorias de etapa, superando a monstruos sagrados como Jacques Anquetil y Bernard Hinault. Chapeau Arnaud!



5 visualizaciones0 comentarios