• LaChiva Radio

Se develó el origen de los misteriosos objetos que cayeron del cielo en Australia


Dos piezas espaciales aterrizaron en una zona rural del país oceánico; expertos en el tema analizaron el caso y llegaron a la conclusión del origen de los escombros


Dos piezas espaciales tocaron suelo en las afueras de Australia y causaron estupor, ya que es un hecho de tal magnitud, del cual no se conocen antecedentes cercanos para saber cómo proceder. Un escombro carbonizado de grandes dimensiones -se estima unos 80 centímetros y 15 kilos- aterrizó de manera vertical sobre la propiedad de un granjero llamado Mick Miners, mientras que otro desprendimiento se clavó en una hectárea aledaña de su vecino, Jock Wallace, ambos de la zona de Montañas Nevadas, en Nueva Gales, al sur de Sidney.


A raíz de estos hechos, los granjeros decidieron contactarse con el astrofísico Brad Tucker para que inspeccione la zona, realice un recorrido sobre ella e investigue los misteriosos fragmentos espaciales, que, según los especialistas, comenzaron su recorrido hacia la Tierra el 9 de julio.


Después de inspeccionar la estructura de los escombros y analizar los desprendimientos carbonizados en detalle, ahora la agencia espacial de Australia compartió un comunicado con algunas aseveraciones al respecto que indican que esos elementos en cuestión pertenecen a una de las misiones de la empresa SpaceX, propiedad del empresario multimillonario Elon Musk. A su vez, les pidieron a la población que si vuelve a ocurrir algo similar en la zona, lo informen inmediatamente.


“La Agencia confirmó que los restos son de la misión SpaceX y sigue manteniendo contactos con sus homólogos en Estados Unidos”, precisó el organismo australiano y de esta manera, al poner fin al misterio, llevó tranquilidad sobre el hallazgo.


Tucker, experto en cuestiones de esta índole, aseguró en su cuenta de Youtube, que estos desprendimientos pertenecen al Space X Crew-1, la cápsula no presurizada que transporta a las astronautas al espacio. “En las fotografías de los escombros, se puede ver claramente la carbonización, lo que se esperaría del reingreso. Es muy raro verlos, porque no suelen aterrizar en la tierra, sino en el océano. Fue emocionante y extraño al mismo tiempo”, puntializó el astrofísico.



En esa misma línea y en diálogo con el medio ABC, sostuvo: “La gente, a menudo, piensa que se encuentran pequeños pedazos de basura espacial, pero que se quemarán al volver a entrar, por lo que es más probable que sean pedazos grandes como este”


Por su parte, Wallace, el granjero que se topó con el descubrimiento espacial, le comentó al mismo medio: “No escuché el golpe, pero mis hijas sí y me dijeron que fue muy fuerte. Es preocupante que haya caído del cielo, si aterrizara en una casa, causaría un desastre”.


A la espera de la intervención de la NASA y otros organismos especializados, los expertos no quieren dejar ningún detalle librado al azar y destacaron el peligro que hubiese causado si aterrizaban en medio de la ciudad.


“Esto es bastante preocupante y muestra que es fundamental rastrear los escombros. Incluso podría haber problemas con el daño que le genera a la capa de ozono y por lo que debemos investigar más en esta área”, reveló Rebecca Allen, astrónoma de la Universidad Tecnológica de Swinburne, en concordancia con el análisis que realizó Tucker.



7 visualizaciones0 comentarios