• LaChiva Radio

REVOLUCIÓN MOLECULAR DISIPADA

Actualizado: may 10

REVOLUCIÓN MOLECULAR DISIPADA, desmitificando el relato de la teoría de la conspiración.

Por: Pedro Javier Castillo García





Uno de los hitos más importantes de los últimos días en Colombia han sido las manifestaciones sociales, las cuales reivindico en la medida de ser una forma legítima de las personas unirse para protegerse del estado cuando este obra de manera autoritaria y en detrimento a la calidad de vida de las personas, pero que se ven empañadas por los actos vandálicos de algunos pocos pero muy ruidosos y dañinos individuos, quienes afectan directamente a las personas a quienes supuestamente defienden: los locales, el comercio, alimentos, automóviles y a quienes deben desplazarse para sus diferentes actividades, y que son tristemente avalados como un acto “justificado” para la consecución de los objetivos de los “líderes de los colectivos”. Esto no quiere decir por otro lado, que aplauda las acciones desmedidas de las fuerzas de control estatal, quienes deben estar para hacer cumplir la ley, pero que en aras de supuestamente hacerla respetar, se convierten en grandes infractores de esta. Todo esto ha causado una profunda división entre quienes no quieren ver a su país en el conflicto actual y entre quienes participan activa o pasivamente de las manifestaciones, esperando todavía unos resultados que todavía no son claros, pues no se sabe que se esperaba: La caída de la reforma tributaria, la renuncia del ministro Carrasquilla, la caída de la reforma a la salud, la renuncia de Duque o… seguramente, todo terminará cuando los promotores así lo decidan, dejando en entre dicho la “espontaneidad y casualidad de las manifestaciones y la iniciativa social”.


Frente a lo sucedido y ante una confusa reacción e intención de entender que es lo que está pasando, salió a la luz pública, en mi caso lo conocí por un audio de WhatsApp del chileno

Alexis Lopez, quien explicaba que todo sucedía por un fenómeno denominado “Revolución

Molecular Disipada”, la cual de una vez generó una reacción de un lado y otro del espectro político, unos tratando de explicar todo en la mayor simpleza y desconocimiento y los otros creando el relato de la “Teoría de la Conspiración”, término acuñado por la CIA a finales de los años 70 y que se ha vuelto el discurso hegemónico en los medios masivos, para ponerlos en la línea de las Fake News, tratando de quitar toda validez a la visiones alternativas y que generalmente se acercan más a la realidad. En este caso, gracias a los grandes medios de comunicación y gracias a la torpeza, ignorancia o libreto del ex presidente Uribe, se encajó perfectamente como discurso conspirativo asociado al nazismo (Nacional Socialismo), así presentado por grandes y pequeños medios como El Tiempo, El Espectador, La Silla Vacía, Las Dos Orillas, y por citar uno de los más importantes CNN, utilizando falacia de asociación, argumentando que por ser el señor Alexis Sánchez entomólogo, no puede saber o haber investigado del tema… Como si Bill Gates al no ser médico, debería abstenerse en opinar de vacunas o Greta Thumberg al no haber terminado siquiera la secundaria debiera dejar de hablar en la ONU sobre ambientalismo y cambio climático como experta. Bueno, malos ejemplos, pero sé que usted estimado lector me entiende.

Ahora y con la ayuda del escritor y referente intelectual de la resistencia al progresismo actual, el argentino Agustín Laje, permítame hacer un acercamiento contextual al concepto de la Revolución Molecular Disipada, planteada desde hace más de 50 años por el autor francés Felix Guattari en colaboración con Gilles Deleuze, quien siendo cercano al filósofo socialista Antonio Gramchi, proponían que en el futuro, la guerra por el corazón de la política entre el orden económico del libre comercio y la democracia, frente al comunismo y socialismo, esta trascendería la discusión económica del proletario contra el burgués a la guerra de los diferentes colectivos oprimidos por una clase dominante: hetero patriarcal binaria, blanca, capitalista, delgada y cristiana (la típica foto de la familia clase media de los 50s a finales del siglo XX). Entonces empezamos a entender básicamente el fenómeno, porque no requiere un líder que hegemonice el discurso, y que ponga a marchar al conglomerado de personas inconformes; pues cuando así sucedió con la revolución económica planteada por el marxismo, fracasó y por eso se llevó a un escenario más personal, a La Economía del Deseo. Así, los colectivos de pensamiento único bien financiados por organizaciones filantrópicas, se encadenan uno a otro en el momento dado, ya que no era efectivo y/o representativo movilizar al proletario, que dejó de insistir en cambiar el mundo para cambiar el carro o la casa con el surgimiento de la clase media, la cual tiende a desaparecer... Y al no haber un sujeto que hegemonizar, es decir una persona que reuniera todas las condiciones de la angustia cultural oprimida: afro, nativo, vegano, animalista, sexualmente diverso no binario, dependiente económicamente del estado, ateo o religioso no cristiano, migrante, obeso y con alguna discapacidad; se buscó generar la victimización en los grupos que representaran esas condiciones colectivizantes, y que identificaran como su gigante de aspas al "Estado violador y opresor", para que entre todos trataran de destruirlo, pues lo único que hegemoniza el estado es la fuerza coercitiva, pero el discurso y la cultura la hegemonizan los medios, las universidades, los grandes de Silicón Valley, las estrellas de la farándula y los influencers con una clara visión progresista. Todo ello se concreta en la frase de Joseph Stallin que refleja perfectamente la situación imperante: "Caminamos separados, pero golpeamos juntos".



Y se podría creer el postulado que hegemonizan medios como CNN, El Tiempo, La Silla Vacía, Las Dos Orillas, El Espectador o el resto de medios progres: "Es una teoría de la conspiración", pero teniendo una fe inmensa en la casualidad, en la que Duque y el Uribismo a un año de elecciones se pegarían un tiro en el pie, jugándose el capital político con una reforma tributaria que "Ellos NO iban a capitalizar", lo cual no cabe en la cabeza del más inepto y pésimo estratega político, a menos que haga parte de alguna agenda global, tal como El Foro Económico de Davos en cabeza de Klaus Schwab, a realizarse en 2021 en

Colombia con Iván Duque como anfitrión.

(https://id.presidencia.gov.co/Paginas/prensa/2020/Colombia-sera-la-sede-del-ForoEconomico-Mundial-cap%C3%ADtulo-America-Latina-en-el-2021-200123.aspx).



Además, esa misma casualidad, pone en el tapiz a Uribe, cabeza de una derecha cobarde e ignorante, como el mayor influenciador político del continente; pero al contrario vemos que en realidad existe una agenda para desestabilizar los gobiernos y la soberanía nacional, para que como está pasando, difundir voluntaria y masivamente en las redes sociales la bandera colombiana izada de cabeza, entregando nuestra soberanía para cambiar el estandarte por la multicolores de la ONU, la cual ondea en toda marcha “social”, convocando los cascos azules y al nuevo imperio global que ha potenciado su relevancia a partir del 19 de marzo de

2020 con la pandemia. Paradójicamente estos mismos colectivos se manifiestan abiertamente contrarios al imperialismo Yankee.

Por todo lo anterior, destaco tanto su fe en la casualidad, pues se les olvida que en casi todos los países de América han habido manifestaciones con características similares, pero con el detonante propicio de cada cultura: Racismo en Estados Unidos (George Floyd), 4 centavos de incremento en el metro de Chile, país más próspero del continente, revolución indígena y explotación petrolera en Bolivia, Nativos Mapuches, aborto legal, seguro y gratuito en Argentina; y varias por reformas tributarias en Colombia, Uruguay, Perú y Ecuador y la lista continúa. Estos son hechos simplemente innegables, para dejar en entre dicho el descarado intento a través de la hegemonía mediática con su estrategia de Fake News, tratando de ocultar la verdad de que la Revolución Molecular Disipada es más que una teoría conspirativa, es una realidad que la progresía trata de ocultar para que los participantes de las manifestaciones, con toda su buena intención, pero desconocimiento de las reales intenciones de los financistas y promotores, no sepan cómo han sido manipulados. Y esto es solo la punta del iceberg.


Escucha esta Noticia



Pedro Javier castillo García

Comunicador Social de la U de A.

Locutor Periodista

Creador del Espacio Conciencia Política.

Presentador Moderador

111 vistas0 comentarios