• LaChiva Radio

Plantas San Fernando y Aguas Claras, EPM tratan el 84% de las aguas residuales del Valle de AbUrrá



• Este viernes se conmemora el Día Mundial del Saneamiento

• EPM puso en operación las nuevas redes de alcantarillado en las cuencas Rodas de Bello, Piedras Blancas en Copacabana y El Salado en Girardota

• La Empresa adelanta la construcción del Interceptor Sur, en alianza con el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, para conducir las aguas residuales de los municipios de Caldas y La Estrella hasta la Planta San Fernando en Itagüí


Medellín, 19 de noviembre de 2021 | En un aporte al cuidado ambiental, la salud y la calidad de vida de millones de personas, EPM trata en la actualidad el 84% de las aguas residuales provenientes en su mayoría de baños, lavaderos, patios y cocinas de hogares, comercios e industrias del área metropolitana del Valle de Aburrá.

Jorge Andrés Carrillo Cardoso, gerente general de EPM, indicó que “este viernes 19 de noviembre, cuando se conmemora el Día Mundial del Saneamiento, es una fecha en la que nuestra Organización resalta la importancia del buen funcionamiento del sistema de alcantarillado y la responsabilidad de mejorarlo y mantenerlo en las mejores condiciones para seguir contribuyendo a la descontaminación del río Aburrá-Medellín y sus quebradas afluentes”.


El Valle de Aburrá cuenta hoy con cerca de 4.600 kilómetros de redes de alcantarillado que conducen las aguas residuales usadas en hogares, comercios e industrias hasta las dos plantas de tratamiento de EPM: San Fernando, en el municipio de Itagüí, y Aguas Claras, en el municipio de Bello.

Compromiso ambiental

Este año se han logrado avances importantes en proyectos de aguas residuales desarrollados en el sur y norte del Valle de Aburrá, que se traducen en un ambiente más sano para los habitantes de toda el área metropolitana.

En el sur del Valle de Aburrá se alcanzó el 80% de la construcción de la etapa 1 del Interceptor Sur, la tubería subterránea de gran capacidad que transportará las aguas residuales de los municipios de Caldas y La Estrella hasta la Planta de Tratamiento San Fernando. Gracias a estas obras ya se recogen 44 descargas de aguas servidas, con lo cual se han mejorado las condiciones de las quebradas La Mandalay, La Mansión, La Rápida y las coberturas La Chuscala y Caño Fundadores en el municipio de Caldas, además se recogieron otras que descargaban aguas sucias directamente al río Aburrá-Medellín.

Los trabajos del Interceptor Sur se adelantan en alianza con el Área Metropolitana del Valle de Aburrá. Se han construido 6,18 kilómetros de tubería de los 14 kilómetros que tendrá. La segunda etapa incluye la construcción de la tubería hasta el sector Ancón Sur entre Caldas y La Estrella. En este proyecto se implementan trabajos a zanja abierta y otros con tecnología sin zanja (obras subterráneas) que buscan evitar alterar la dinámica de la comunidad.

En el norte del Valle de Aburrá entraron en operación las redes de alcantarillado que se construyeron en la cuenca hidrográfica de la quebrada Rodas, una de las principales de Bello, y las quebradas Piedras Blancas, de Copacabana y El Salado, de Girardota. Con ello se aporta a la calidad de vida de las familias que residen en los barrios: La Gabriela, Las Vegas, La Camila, Cinco Estrellas y Fontidueño del municipio de Bello; Simón Bolívar, Miraflores, Obrero, La Pedrera, Cristo Rey, Fátima, San Francisco, El Mojón, La Misericordia, El Remanso, La Azulita, Porvenir, Villa Nueva, Tobón Quintero, Yarumito, La Asunción y Machado en el municipio de Copacabana, y Girardota La Nueva, Centro, Florida, Montecarlo, Aurelio Mejía, El Paraíso y El Salado en el municipio de Girardota.

Con una inversión de 118.653 millones de pesos, EPM construyó 27,9 kilómetros de redes de alcantarillado, que recogen 32 descargas de aguas residuales que antes vertían a las quebradas La Gabriela, Rodas y La Camila en Bello, caño Las Flores, caño Villanueva, La Azulita y Las Catas en Copacabana, El Matadero y El Salado en Girardota, además de otras que llegaban directamente al río Aburrá-Medellín.

Así avanza EPM en ese propósito compartido de cuidar el río Aburrá-Medellín y sus quebradas, como eje del Valle de Aburrá, y mantener el saneamiento de las aguas, como un aporte a la salud y bienestar de la gente.

1 vista0 comentarios