• LaChiva Radio

Palabras del Presidente Duque Sanción de la Ley que reglamenta la cadena perpetua para Violadores.



Palabras del Presidente Iván Duque en la sanción de la Ley que reglamenta la cadena perpetua para violadores y asesinos de niños.

Muy buenos días a todos ustedes.

Esta larga y poderosa lista de personas que acabo de mencionar es la demostración más grande de que en Colombia se pueden alcanzar triunfos colectivos; que más allá de pertenecer a partidos, a organismos, a entidades, hay algo más sublime, y es el propósito de país y, sobre todo, el propósito de proteger y de tutelar los derechos de los niños, niñas y adolescentes de nuestro país.



Esa fue la causa de Gilma Jiménez, una mujer perseverante, una mujer que nunca desfalleció, y que entendía que la defensa de los derechos de los niños era una causa inclaudicable, que siempre procuró en sus debates y en todas sus responsabilidades públicas ponerla como nuestra propia Carta Política la ubica: los derechos de los niños están por encima de los derechos de los demás, como lo dice el artículo 44.

Bajo esa premisa, debemos tener, como sociedad, cero tolerancia contra cualquier abuso, violación o asesinato de un niño, niña o adolecente.

Ese principio de cero tolerancia es el que hoy nos trae acá, que nos permite recordar la perseverancia de Gilma Jiménez, pero que nos permite entender que lo que estamos dando es un paso histórico.

A las ideas les llegan sus momentos y a las sociedades les llegan sus momentos. Hoy estamos marcando un hito en nuestro país.

Yo quiero también rendirle un homenaje a Yohana Jiménez, hija de Gilma, que nos acompaña hoy con su hija Luciana; ella continúa el trabajo de su madre.

Recuerdo cuando, siendo senador, tuvimos la posibilidad de conversar, y le dije que esa causa para mí también era propia, cómo era para muchos otros colombianos; acompañamos la recolección de firmas, estuvimos en la Plaza de Bolívar; obviamente, terminó juntándose ese proyecto de recolección con el año electoral y, por lo tanto, de pronto ese anhelo de las firmas se truncó en ese momento.

Pero yo quiero decir algo: yo recorrí el país como candidato presidencial, al lado de muchas personas que están hoy acá, y cada vez que nosotros enarbolábamos esa bandera, la reacción de la ciudadanía era uniforme.

Por eso el mejor referendo para esta causa, fueron los más de 10 millones de votos que nos acompañaron en esa elección presidencial, y que junto con un Congreso comprometido, nos permitirán sacar adelante el acto legislativo, y ahora sacar adelante esta ley que le da vida.

Pero esto no sería posible sin el concurso de las instituciones. Yo quiero hoy acá, señor Fiscal (General de la Nación, Francisco Barbosa), agradecerle a usted también su liderazgo y su compromiso; usted llevó sus posturas a la discusión de la política criminal, y también usted estuvo presente en los debates en el Congreso de la República; su voz y el trabajo institucional de la Fiscalía ha sido fundamental.

Quiero agradecerle también a la señora Procuradora (General de la Nación, Margarita Cabello), quien, como Ministra de Justicia, trabajó por esta causa, y quien también desde el Ministerio Público ha defendido sus fundamentos.

Quiero agradecerle a usted señor Defensor (del Pueblo, Carlos Camargo), porque la Defensoría también entiende el alcance, la necesidad de tener estos avances normativos.

Agradecerle a usted, Ministro (del Interior), Daniel Palacios, por la iniciativa, y al Ministerio Justicia, Viceministro Chaux, porque el trabajo en equipo es lo que nos permite llegar donde hemos llegado.

Pero aquí también hay otras personas que debo mencionar; en primer lugar, quiero rendirle también un homenaje a mi esposa, María Juliana (Ruiz), que ha tenido esta causa, también, como propia, y que ha luchado y luchará todos los días por los derechos de los niños, más allá de nuestra temporalidad de 4 años en esta casa, esta será una causa que tendremos hasta el último de nuestros días, como familia.

Agradecerle a la doctora Carolina Salgado, la Consejera Presidencial para la Infancia y la Adolescencia, y a usted, doctora Lina (Arbeláez), cabeza del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

También sea esta ocasión para hacer un reconocimiento a su antecesora, la doctora Juliana Pungiluppi, porque en estos casi 3 años de gobierno, Yohana, hemos articulado una respuesta integral, y quiero enumerar eso.

Aquí no solamente se dio el avance del acto legislativo, como lo anotaba Miguel Ángel en sus palabras; ahora en el desarrollo reglamentario dimos un paso fundamental, y es hacer imprescriptibles estos delitos contra los niños, niñas y adolescentes.

La demostración más clara de la necesidad de esta medida y el alcance que tiene es que más del 80% de las personas que han sido víctimas del abuso en su niñez lo denuncian 10 o 15 años después. Por eso, tiene que ser imprescriptible, como ya lo logramos.

Segundo: Dar otro paso como sociedad en materia de progreso. La abolición del castigo físico. Otro paso trascendental que también fue capaz de unir muchísimas posturas políticas, pero que también tiene una razón: muchas veces el castigo físico termina convirtiéndose en el preámbulo de abusos a los derechos de los niños. Este también ha sido otro elemento histórico de esta lucha.

El haber también avanzado, como lo dejamos claro en días pasados, de hacer público el registro de quienes han violado los compromisos de alimentos, también es importante, para poner en el escarnio público a quienes no quieren cumplir con su responsabilidad con sus hijos.

Y hoy, con esta reglamentación, estamos quizás dando el paso más importante en la protección de los derechos de los niños en nuestro país.

Gilma Jiménez decía: "Es el comienzo del fin", y tenía razón. No es porque por sancionar esta ley se acabaron estas prácticas, tristemente no.

Pero, hoy quedan advertidos los que pretendan incurrir en estos delitos y que, con la imprescriptibilidad, y con esta drástica sanción, les caerá todo el peso de la ley.

Sea esta la ocasión también para decir que la forma en la que está estructurada esta norma está totalmente ajustada a nuestra Carta Política, que es una causa garantista.

Lo digo así porque para verificar que tengamos el debido proceso, la doble conformidad opera de manera automática una vez haya una sanción de primera instancia.

Esto refleja el garantismo punitivo de Colombia, pero garantiza también esa doble conformidad; es protectora de los niños en estos casos.

También algo importante para mencionar. Después de 25 años de condena, se puede hacer una revisión que busque un análisis claro sobre la resocialización.

Y otro aspecto que es importante, que bajo el entendido del concepto de perpetuidad también está definido un marco de temporalidad.

Un marco de temporalidad en el máximo de la pena. Que fue también una de las recomendaciones hechas por la Fiscalía General de la Nación.

Eso hace que esta norma tenga principios de constitucionalidad y que también muestra, por la estruendosa votación que tuvo en el Congreso, esa capacidad que tiene el parlamento como constituyente delegado de representar a la sociedad de nuestro país.

Este es un logro de todos. Este es un logro de Colombia. Este es un logro de la familia colombiana.

Esta es la oportunidad para que de una vez por todas digamos: ¡Basta ya!

Como les estaba diciendo a todos nuestros invitados, este es momento de decir basta, y sobre todo, como lo dije la semana pasada frente a lo ocurrido en la ciudad de Medellín, quienes abusaron de estos niños son bestias malnacidas que tienen que recibir todo el peso de la ley.

Quiero felicitar también la labor que viene adelantando la Fiscalía para esclarecer estos hechos y otros hechos relacionados con abusos y asesinatos de niños, niñas y adolescentes.

Frente a esto no hay nadie en este país que pueda estar por encima de esos derechos, que así como se han investigado y se han judicializado casos de criminales organizados, también hemos visto casos ejemplarizantes frente a casos de pederastia por parte de miembros de iglesias con niños en nuestro país.

Estas investigaciones, estas judicializaciones, son realmente ejemplarizantes y merecen las más drásticas de las sanciones.

Quiero también hace referencia a lo siguiente; hay países de la región que ya han dado saltos significativos.

Argentina contempla una figura similar, Chile contempla una figura similar y varios estados en México contemplan figuras similares cuando se trata de asesinatos de violaciones a los niños niñas y adolescentes.

Hoy Colombia da este paso trascendental y yo tengo que expresarlo, que son muchos los niños, niñas y adolescentes que en Colombia han sido víctimas de estos delitos, muchos, pero hay un caso en particular que yo tengo muy presente.

Fue el caso de Yuliana Samboní, y lo tengo muy presente, porque fue en medio también de la campaña presidencial cuando vimos esta situación estremecedora, dolorosa, y que no queremos que jamás se vuelva a presentar en nuestro país.

Hoy pensando en tantas Yuliana Samboní, pensando también en tantos adolescentes que han sido abusados en sus entornos escolares o en sus entornos familiares, esta herramienta va a ser definitiva para denunciar, para judicializar y para sancionar.

El Congreso de la República hoy le muestra a Colombia una vez más su compromiso con estas causas y ver además esta maravillosa representación pluripartidista, unida por principios, muestra de lo que somos capaces cuando nos unimos.

De manera que, Yohana, esta ley la vamos a llamar la Ley Gilma Jiménez, la Ley de prisión perpetua para violadores y asesinos de niños en nuestro país.

Vamos a divulgarla, vamos a defenderla, vamos a promoverla, pero, sobre todo, lo más importante es que esta ley, la imprescriptibilidad y la abolición del castigo físico tienen que ir acompañadas, sobre todo, por encima de cualquier cosa, de una gran prevención.

Hay que hacer una gran pedagogía en este país para prevenir estos delitos, hay que facilitar las denuncias de particulares, hay que facilitar la capacidad de advertir estos hechos.

Y por eso también anuncio hoy que vamos a fortalecer nuestra Policía de Infancia y Adolescencia, que tendrá presencia territorial y, junto con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, estará también identificando casos, más allá de las denuncias que se puedan presentar.

Porque como lo muestran las estadísticas, la gran mayoría de niños que sufren de estos abusos también han tenido abusos psicológicos para que no denuncien a sus verdugos.

De manera que esto, con mayor personal y mayor capacidad forense, nos permitirá estar también en el territorio trabajando de la mano con nuestra Fiscalía General de la Nación.

Yo creo que este esfuerzo interinstitucional de ver a los organismos de control, de ver a los organismos de investigación, de ver a las Cortes, reunidos hoy acá, es una invitación a que esta bandera sea una bandera de toda una nación.

De manera que hoy se marca este hito y, como colombianos, podemos decir que a partir de hoy se materializa la prisión perpetua para quien pretenda violar o quitarle la vida a un niño.

Esto reivindica en los 30 años de nuestra Constitución, lo que dice el artículo 44, los derechos de los niños están por encima de los demás y quien abuse esos derechos tendrá la sanción excepcional que contempla nuestro país.

Muchísimas gracias.

3 vistas0 comentarios