• LaChiva Radio

¿Mujeres conservadoras? ¡Mujeres que conservan!



En la conmemoración del Día Internacional de la Mujer reconocemos el trabajo de las mujeres que viven en la Zona de Reserva Campesina Río Pato y Valle de Balsillas, donde su rol ha sido clave en la conservación y restauración del territorio.

Espacios que durante años han ocupado los hombres en el campo, ahora tienen rostros y manos de mujeres. Ahora, ellas toman decisiones en sus predios, además de sembrar, ordeñar y realizar algunas actividades que tradicionalmente han estado a su cargo, las mujeres rurales son las encargadas de planear el desarrollo de sus fincas y restaurar el territorio.


En la Zona de Reserva Campesina El Pato-Balsillas, ubicada en el departamento del Caquetá y poblada por campesinas y campesinos que han vivido diferentes problemáticas, como el conflicto de tierras, el conflicto armado y la estigmatización política, desde su creación le han apostado a cambiar la historia de relacionamiento con la tierra, hacia la diversificación de alternativas de producción que contribuyen a la conservación.


Carmen Botina, vive en la vereda la Cristalina “Alto Pato” a unas cuatro horas a lomo de mula del centro poblado de Guayabal, en Caquetá. Su finca, “los limones” tiene producción de caña, frijol y un “poquito ganado”, dice ella, además de tener árboles maderables y frutales, allá no se llega en carro, o en moto y en temporada de lluvia difícilmente a lomo de mula, ella vive con su esposo y son vecinos del Parque Nacional Cordillera de los Picachos y son protectores del territorio.


Carmen hace parte del grupo de personas que firmaron acuerdos de conservación con el Parque. Estos acuerdos consisten, en un trabajo que se hace de manera participativa con los dueños o dueñas de las fincas, en dónde se buscan alternativas sostenibles, que permita a las familias tener medios de vida y bienestar, sin tener que deforestar los bosques.


Para esta mujer, es un gran logro participar en los espacios de fortalecimiento de capacidades, dónde han aprendido a hacer monitoreo, estrategias de restauración y producción sostenible que pueden desarrollar en sus fincas, espacios brindados por Parques Nacionales y apoyados por diferentes proyectos, dentro de ellos Áreas Protegidas y Paz de WWF. Ella, es una de las pocas participantes de su vereda en estos espacios, como comenta: “a las demás los esposos no les dan permiso, el mío me deja, él me conoció así, sabía que me gusta el trabajo con la gente”, así que Carmen le ha sacado provecho a estos talleres de aprendizaje.


Carmen es líder, presidenta de la Junta de Acción Comunal- JAC de su vereda, así que sabe lo difícil que es participar en espacios predominantes por hombres y ser escuchada. Sin embargo, no ha sido un obstáculo, ha mostrado su fuerza y el conocimiento y ha expresado sus posiciones en la vereda para que se cuiden los bosques y los ríos.


Carmen firmó hace cuatro años el acuerdo de conservación y está comprometida con arborizar algunas zonas de su vereda y de su finca, y está aprendiendo a usar el bosque de manera sostenible, está convencida que si la organiza y trabaja de la manera correcta tendrá “comida , aire puro y la posibilidad de ver diferentes animales”. Su finca es su lugar para estar, para vivir.


Esta mujer es uno de los rostros y manos que se encuentran a muchas horas de camino, pero que diariamente y desde su espacio buscan incidir en sus comunidades e incluir su voz en los espacios que han sido liderados por hombres.


Actualmente seis mujeres campesinas están dentro del grupo de monitoreo y restauración del Parque Nacional Natural Cordillera de los Picachos apoyado por el proyecto Áreas Protegidas y Paz y hay otras tantas interesadas, además, el equipo humano de este Parque tiene una gran representación de mujeres en su equipo técnico y profesional, mujeres que llegan a estas fincas retiradas a hacer seguimiento a los acuerdos y ha compartir su conocimiento en restauración no solo en el territorio, sino en el tejido social que se ha visto afectado por los diferentes conflictos históricos.


Sobre el proyecto Áreas protegidas y Paz:


WWF Colombia trabaja promoviendo la conservación de las áreas protegidas en Colombia, de manera que mejore la calidad de vida de las comunidades locales y se fortalezcan la paz y la conservación junto a las personas en el país. Así, el proyecto Áreas Protegidas y Paz, financiado por el Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de Alemania (BMU por sus siglas en alemán), ha buscado mejorar la gestión de seis áreas protegidas y su gobernanza territorial.



8 visualizaciones0 comentarios