• LaChiva Radio

Movilidad acompaña marcha y actividades de la minga indígena en Cali



El viernes (10.12.2021), la Secretaría de Movilidad Distrital hizo alistamiento de primer grado con la llegada de la minga indígena a Cali. Cerca de 1500 personas participaron de la marcha, que inició en la Universidad del Valle y se desplazó hasta el parque de Las Banderas.


El secretario de Movilidad de Cali, William Vallejo, resaltó que aunque hubo un retraso en el cronograma, el recorrido de la marcha se realizó en completo orden y normalidad.


"Hacia la 1:00 de la tarde arribó la parte final de la marcha al parque de Las Banderas; hubo un retraso por los cierres temporales que tuvimos que hacer, pero estos son precisamente para garantizar la actividad. De resaltar que todo se realizó en completo orden y armonía. En el mencionado parque realizaron sus respectivos actos culturales y sobre las 4:00 p.m. emprendieron el regreso al departamento del Cauca", describió el funcionario.


Movilidad acompañó desde la mañana del viernes la entrada a la ciudad de 130 vehículos de la minga, que ingresaron por la vía Panamericana. "Fueron acompañados por 25 agentes de tránsito, coordinados por dos supervisores y 22 agentes adicionales en alistamiento, para normalizar cualquier inconveniente que se presentara en alguna intersección. En la tarde, igual se continuó brindando acompañamiento", indicó William Vallejo.


Cali Capital de la Resistencia


No hay que llamarse a engaños. De fondo, todo el intenso debate y polarización que se han generado en Cali en torno de esta movilización indígena, tiene lugar como parte de la profunda fractura que se hizo mas que evidente durante los complejos y dolorosos días del estallido social. La ciudad es hoy un territorio dividido y fracturado, incapaz, hasta ahora, de poder tramitar su diversidad y sus conflictos, así como los retos de superar la desigualdad y las históricas brechas socioespaciales que subyacen, de tiempo atrás, en su configuración.

Algunos han preferido mirar hacia otro lado, creyendo que “aquí no pasado nada”. Pero, por supuesto, esa no es una opción.


Para el académico Adolfo Álvarez, director del Instituto de Estudios e Intervención para la Paz (Univalle) e impulsor junto a otros lideres sociales y empresariales del llamado “Acuerdo por Cali”, el desafío es ser capaces de construir y asumir en medio de la diferencia (o justamente apoyados en ella), una visión compartida de ciudad en la que quepamos todos”.

Hace mucho rato Cali dejó de ser la Sucursal del Cielo, pero no es inevitable que su destino sea la de convertirse, como algunos quieren y promueven, en la capital de la resistencia. Entre una y otra de esas opciones hay una nueva ciudad por nacer, que no tiene nombre aún, pero que bien la define el destacado empresario caleño Fernando Otoya como “una ciudad virtuosa”.


4 visualizaciones0 comentarios