• LaChiva Radio

Miguel Bosé causa gran preocupación tras su última aparición en la televisión mexicana: el vídeo


Miguel Bosé, en una imagen de archivo fechada en octubre de 2019.


Durante su participación como 'coach' en la versión azteca de 'La Voz', el cantante ha vuelto a alarmar por el estado delicado de su voz.

Miguel Bosé (65 años) vuelve a verse envuelto en críticas. El cantante ha causado gran preocupación en sus seguidores por su forma de hablar tras reaparecer como coach en el programa mexicano de La voz. El artista se ha convertido en una de las estrellas más polémicas de los últimos tiempos, ya sea por sus afirmaciones negacionistas en torno a la pandemia, o por los rumores sobre su estado de salud.

No obstante, la aparición de cantante de Don diablo en la versión mexicana del citado espacio de televisión ha provocado una fuerte conmoción entre los usuarios de redes sociales, quienes han sostenido que al hijo de Lucía Bosé no se le entendían sus argumentaciones, y que su voz estaba notablemente deteriorada.




"A Miguel Bosé le está pasando lo que a José José, es una lástima", ha posteado una usuaria en Twitter, quien ha comparado al español con el llamado Príncipe de la canción, el cual perdió su voz a causa de sus problemas con el alcohol. En el programa de telerrealidad, Bosé compite como coach al lado de artistas como Edith Márquez (48), María José, y Jesús Navarro de Reik (34), para encontrar al próximo gran cantante de México.


El programa además de impulsar nuevos talentos se ha caracterizado por mantener presentaciones en vivo de sus artistas. En su reaparición, Bosé ha entonado el tema Nada particular, pero su puesta en escena ha sido vista con decepción por parte de los seguidores del programa, pues han aseverado que el cantante estaba haciendo playback. "Playback en un programa que tiene de título La voz es faltarle al respeto a todos... mejor que no cante, entendemos quién es y por qué está ahí, pero si no tiene voz que no haga playback", ha expresado otro usuario en redes.


El pasado mes de febrero, medios mexicanos habían informado que el cantante se encontraba en un estado de salud complejo, y que la delgadez no le permitía incluso ponerse de pie por lo que se encontraba recluido en su casa. Si bien la información no se confirmó, y el cantante se ha mostrado con fortaleza en el escenario de programa mexicano, es ahora cuando su voz ha llamado la atención y encendido la preocupación de muchos. En los últimos años, el cantante ha tenido que afrontar la muerte de su madre, a causa de coronavirus, la de su sobrina Bimba Bosé, y la separación de su pareja, Nacho Palau, así como una batalla legal por sus hijos.

Hacienda, su último escándalo


El cantante Bosé en una imagen de archivo. Gtres


A finales del pasado mes de mayo se hacía pública la problemática del cantante con la Agencia Tributaria. Así, Bosé deberá hacerse cargo de una multa de más de 23.000 euros después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid haya confirmado las reclamaciones por la liquidación de impuestos de 2010 y 2011 en las que deducía gastos como jamones, entrenamientos y fisioterapia. La Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJ de Madrid ha desestimado dos recursos presentados por Bosé, administrador de Costanagua S.L., sociedad dedicada a la producción y gestión de las actividades artísticas del cantante, contra sendas resoluciones del Tribunal Económico Administrativo Regional de Madrid. Una de las resoluciones confirmadas por la del TSJ se refería a las reclamaciones respecto a la liquidación del IVA de 2010 y 2011, por 55.350 euros, y a la sanción impuesta a Bosé, derivada del anterior, por 23.536,87 euros.


La segunda es la relativa a los dos acuerdos de liquidación del Impuesto sobre Sociedades de los mismos ejercicios fiscales, por 62.962 euros. Según las resoluciones del Tribunal Económico Administrativo, ahora confirmadas por el TSJ de Madrid, las deducciones que se aplicaron a las liquidaciones no procedían, ya que eran gastos personales del socio único de la sociedad, es decir, Miguel Bosé.


Entre las facturas cuya deducción denegó la Agencia Tributaria por ser gastos personales de Bosé se encuentran las relativas a tratamientos de fisioterapia y entrenamiento físico. Tampoco admite las de las facturas relativas a la compra de productos ibéricos (jamón y lomo) ya que, aparte de que no son deducibles los gastos de representación y regalos, no consta acreditada ninguna relación de esos gastos con los ingresos de la sociedad, recalca la sentencia.

11 vistas0 comentarios