Manifestantes colombianos piden que EE. UU. cese la ayuda militar que le da al Gobierno de Duque



Colombianos se manifestaron en Washington y en principales ciudades de Estados Unidos para pedirle a la Administración de Joe Biden que actúe frente a la violencia en el país suramericano. En medio de las protestas pacíficas a favor de las marchas en Colombia y en oposición a la represión policial, desconocidos lanzaron pintura roja contra la residencia del embajador Francisco Santos.


Massachussetts Avenue es la calle de las embajadas en Washington y donde operan las principales representaciones diplomáticas de Colombia en Estados Unidos. La sede diplomática, hoy al mando de Francisco Santos, está cerca a las embajadas de Australia, Chile y Perú, entre otros países. Desde ahí, cientos de colombianos se han congregado en los últimos 10 días para apoyar las jornadas del paro nacional en Colombia.



Otros latinoamericanos también han respaldo los plantones, las marchas y las velatones. Incluso, los manifestantes construyeron una tanqueta de cartón pidiendo la desmilitarización en las calles de Colombia para asegurar el derecho a manifestarse en paz.

Concretamente, la organización de la diáspora colombiana en Washington le pide al gobierno estadounidense que, primero, ejerza un monitoreo a la acción de la fuerza que están implementado las instituciones colombianas como el escuadrón antidisturbios (Esmad) de la Policía Nacional. También le piden a EE. UU. que vigile el uso de los recursos que destina a la fuerza pública colombiana.


Segundo, la organización quiere que haya “garantías concretas para que los colombianos puedan ejercer libremente y de forma segura el derecho a la protesta de manera pacífica”.

“Le extiendo la invitación a las personas que creen que venir a protestar nos hace de izquierda, a que nos quitemos los guantes de pelea y partamos de que somos colombianos y queremos la paz y una vida tranquila para los militares y la población civil”, dijo a France24 Laura Fonseca una de las organizadoras de las marchas en Washington. “Acá no hay dos bandos, el bando es hacia la vida”, agregó.

“El pueblo colombiano está cansado, está agotado de tanto mal gobierno y nos han estado matando por muchos años. Tenemos muchos líderes sociales asesinados y ahora están asesinando a los jóvenes en las marchas”, dijo a France24 Carlos Castillo, caleño participante en la marcha en la capital estadounidense.


Desde Estados Unidos, rechazan la violencia en las protestas colombianas


En el marco del Paro Nacional, entre el 28 de abril y el 8 de mayo, han muerto al menos 47 personas, de las cuales 39 fallecieron por la violencia policial según la ONG Temblores. La organización también refiere 12 casos de violencia sexual contra mujeres y 963 detenciones arbitrarias, entre otros actos violentos. La estatal Defensoría del Pueblo tiene cifras más bajas y asegura que ha habido 27 decesos, y sostiene que por lo menos 359 personas están desaparecidas desde que comenzaron las propuestas.


También se han reportado decenas de policías heridos tras cerca de dos semanas de manifestaciones en Colombia. “No puedo hablar de abuso policial cuando hay 785 policías heridos”, aseguró a medios españoles Luis Guillermo Plata, embajador de Colombia en España. France 24 no ha podido confirmar la cifra a la fecha de la publicación del artículo.

Al respecto, Francisco Santos, embajador de Colombia en Estados Unidos, dijo en una carta dirigida a los consejos editoriales de los principales medios de comunicación estadounidenses que “Colombia respeta el derecho fundamental de sus ciudadanos de protestar pacíficamente y hemos protegido ese derecho, como es evidente después de 10 días consecutivos de protestas y manifestaciones en todo el territorio nacional, donde más de 400.000 personas han participado”. El embajador y ex vicepresidente durante los dos gobiernos de Álvaro Uribe agregó que desafortunadamente algunas protestas han estado permeadas por actos delictivos, vandalismo y bloqueos.


Lanzan pintura roja a la residencia del embajador Francisco Santos


En medio de las manifestaciones pacíficas que se han desarrollado en Estados Unidos, la embajada de Colombia en Washington compartió con France 24 fotos de actos vandálicos que se cometieron contra la residencia del embajador Francisco Santos. En las fotos se ve pintura roja a la entrada de la residencia y un graffiti que dice “asesino” en el parqueadero de la casa del embajador, ubicada en el sector de Dupont Circle.


Según la Embajada, la persona que derramó la pintura logró pasar la primera puerta de la residencia, fue interceptada por personal diplomático y después salió corriendo sin lograr ser identificada. Según la Embajada, la persona que logró traspasar la residencia llevaba máscara contra el Covid-19 y estaba encapuchada, hecho que dificultó su identificación. Posteriormente, llamaron a la policía metropolitana de Washington.




Los políticos de Estados Unidos también han reaccionado a las protestas en Colombia


Congresistas estadounidenses, tanto demócratas y republicanos, han manifestado su preocupación por la violencia policial en Colombia. Alexandria Ocasio-Cortez, una de las congresistas con más presencia en las redes sociales, ha estado muy activa apoyando las marchas en Colombia afirmando que respalda “a todos los hermanos y hermanas colombianas en Nueva York y en el exterior contra los asesinatos del gobierno contra los manifestantes (…) Debe haber responsabilidad por la larga serie de abusos a los derechos humanos ejercidos por el gobierno colombiano”, expresó la congresista, quien apareció este fin de semana protestando en Queens a favor de las marchas en el país suramericano.




Gregory Meeks, presidente del Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes, también afirmó estar extremadamente preocupado por la respuesta brutal de la policía nacional y el Esmad contra los manifestantes en Colombia. “Estoy particularmente alarmado por el desarrollo en Cali y llamo al presidente Iván Duque a desescalar la violencia y hacer claro que el exceso del uso de la fuerza es inexcusable”, dijo Meeks. “Es imperativo que la Ley Leahy de EE. UU. se aplique plenamente, ya que dejamos en claro que Estados Unidos no apoyará a las fuerzas de seguridad involucradas en violaciones graves de derechos humanos”, precisó.




La Ley Leahy en Estados Unidos es una norma que prohíbe al Departamento de Estado y al Departamento de Defensa proveer asistencia militar y financiera a la fuerza pública de otros países donde se violen los derechos humanos. En el 2020, Estados Unidos dio a Colombia 448 millones de dólares en ayuda financiera para el posconflicto, y la lucha contra narcotráfico y el posconflicto. Además, la nación norteamericana destinó aproximadamente 150 millones de dólares más a Colombia para hacer frente al éxodo masivo de venezolanos.



11 vistas0 comentarios