• LaChiva Radio

Emprendimiento de niñeras toma vuelo en Medellín

Los Centros de Desarrollo Zonal -Cedezo- ubicados en diferentes comunas de Medellín se siguen consolidando como uno de los programas más importantes de la Administración Municipal, para impulsar el emprendimiento y el apoyo a la actividad económica de la ciudad.

Aunque los mapas no se ponen de acuerdo, son un poco más de 175 kilómetros los que separan a Medellín de Guática -un pequeño municipio de Risaralda de unos 15 mil habitantes-. Esa era la distancia que desde muy pequeña separaba a Mónica Ordoñez Batero, nativa del Viejo Caldas antioqueño, de cumplir sus sueños de venirse para la capital paisa a forjar su futuro.



Así lo hizo, hace cinco años vive en Campo Amor, barrio vecino del aeropuerto Olaya Herrera, donde comenzó a forjar su proyecto de vida.

Trabajaba en una constructora como residente administrativa donde tenía a su cargo esta área de la obra, pero de su pueblo llegaron -en 2019- noticias preocupantes: su abuelo enfermó y entonces su madre, Olga Batero -con quien vive y quien le ayudaba con la crianza de su pequeña hija María Antonia- debió viajar. Al verse sola y sin su apoyo, tomó la decisión de renunciar a la empresa constructora y buscar nuevos rumbos en su vida.

El Cedezo y su modelo de negocio

Comenzó a buscar soluciones en el mercado, pero no las encontró y fue allí cuando se le metió en la cabeza crear un emprendimiento. “Empecé con una idea para tener niñeras utilizando la tecnología. Así nació babysister, una plataforma digital que ayuda a padres que pasan por una situación similar a la mía, a encontrar gente de confianza para cuidar a sus niños”.

Con una amiga -Carolina Muñoz Quintero, quien pasaba por una situación similar con su hija Isabella- le trabajaron a esta idea de negocio, así que desde febrero del 2019 empezaron a estudiar la competencia, buscaron fuentes de financiación y en internet conocieron el Banco de las Oportunidades de la Alcaldía de Medellín. Fueron entonces al Cedezo de Guayabal -una de las sedes del banco- y fue allí donde comenzó su proceso de aprendizaje; se encontraron con dos asesoras que en lugar de capital para su emprendimiento, les brindaron a través de su programa, una red de apoyo de asesorías y construcción de su modelo de negocio y fue ahí cuando entendieron que no necesitaban dinero en ese momento, sino buscar a un desarrollador digital para su equipo de trabajo que fuera parte de la empresa y a falta de uno, encontraron dos: Juan Rivera y Stiven Loaiza, quienes desde entonces son sus socios.


Le echaron cabeza al concepto de babysister y ellos -los ingenieros- desarrollaron la plataforma digital, pero se dieron cuenta de que necesitaban incorporar a personas para la construcción de la aplicación web y móvil; así fue como en julio de 2020 encontraron a Julián Ramírez, un quinto socio, para darle más crecimiento y potencia a la idea de emprendimiento.

El 2019 y el 2020 fueron años de aprendizaje y de mucho trabajo en la creación de una solución que ayudara -a través de la tecnología- a padres que necesitan ayuda con sus hijos. Participaron en Capital Semilla y siguieron con el acompañamiento por parte del Cedezo; hicieron el desarrollo de la aplicación para IOS y Android y una web administrativa que se encarga del soporte tecnológico de la empresa.

Llegó la pandemia del COVID-19 y babysister seguía sin funcionar. Tenían la necesidad de salir al mercado y decidieron hacer una prueba con sus amigos y familiares cercanos, con el apoyo del jardín infantil donde está su hija María Antonia y ahí empezaron a llegar las recomendaciones. Con el éxito de este ensayo, en agosto llegaron los primeros servicios de clientes reales que necesitaban ayuda con el cuidado y el apoyo académico de sus hijos.

“Hemos tenido aceptación con las familias, porque los papás pueden conocer a las jóvenes antes de solicitar el servicio a través de una foto o un video de presentación con la descripción de su perfil. Esto hace que, con tecnología las familias sean quienes seleccionen a quien va a cuidar a su hijo y con muy poco tiempo de anticipación solicitan el servicio. Los usuarios se registran en la aplicación y aceptan los términos y condiciones. Esto les da acceso a todos los perfiles que tenemos registrados y así pueden conectar con una niñera que se adapte a su necesidad, el día y la hora que la necesiten”.

Las babysisters

Ahora son 21 niñeras en la plataforma, pero su deseo es tener más, teniendo en cuenta que su negocio es una empresa que no se define como una agencia de niñeras, ni de empleo; ellos son una plataforma tecnológica de economía colaborativa que conecta a padres con mujeres de confianza, validadas previamente por el equipo de la aplicación, que les pueden ayudar con un servicio de cuidado y aprendizaje de los niños. Por ello su meta en su primera etapa es tener registradas en plataforma a más de 200 mujeres universitarias para ayudar con esta situación a las familias de Medellín.

El perfil de las niñeras es el de jóvenes universitarias que quieran adquirir experiencia mientras estudian, rompiendo el mito de que al salir de la universidad no las contratan por falta de esta y que además puedan generar ingresos adicionales en su tiempo libre, ya que las babysister son las que eligen sus horarios de disponibilidad y las horas que trabajan a la semana.

Vive agradecida con el Cedezo y con la Alcaldía de Medellín “porque son quienes desde el inicio nos apoyaron con el ecosistema emprendedor, a través del conocimiento y el aprendizaje”. Ahora están creando el plan de mercadeo para poder llegar al cliente final, a través de estrategias de publicidad para lanzar oficialmente la empresa y llegar a aquellas familias que requieren este servicio.

Mónica sostiene el reto más complejo para ella como emprendedora es “la paciencia, porque cuando uno arranca un proyecto cree que todo se va a dar fácil y que va a empezar a recibir ingresos y no es así; si no hay paciencia en un emprendimiento y amor por lo que se hace, será difícil lograr el objetivo".

Gratitud con el Cedezo y su gente

Este es un programa excelente y su apoyo es total. Su asesoría no tiene precio, fuimos en busca de dinero y recibimos aprendizaje y conocimiento y eso es muy valioso. Los profesionales que allí laboran son de mucha experiencia, de total disponibilidad y en nuestro caso, se adaptaron bien a las exigencias de nuestro tipo de negocio, que por ser una empresa con un nuevo modelo tecnológico es diferente a las que día a día llegan al Cedezo a pedir asesorías; ya que no tenemos producción, ni un producto tangible, como otros modelos tradicionales, sino que estamos en nuestra etapa inicial de operación y hemos tenido aceptación entre la gente por ayudar a mejorar su calidad de vida”, expresa.

El panorama

A pesar de su juventud, Manuela tiene clara sus metas. “Nuestra visión es a 2025. Queremos ser la plataforma número uno en Colombia en el servicio de cuidado de niños. Acá en Medellín iniciamos, porque aquí nos dieron todo el apoyo, pero nuestro objetivo es expandir nuestra plataforma a Bogotá, el Eje Cafetero y de ahí el resto del país. Somos pioneros en Colombia en crear este modelo por y para colombianos y aunque ya han empezado a llegar plataformas extranjeras que ofrecen servicios similares, no se adaptan a nuestra cultura, ni tienen un equipo de apoyo que genere confianza a las familias”.



Y no duda en hablar sobre algunos de los valores que son vitales para la consolidación de su empresa. “La seguridad y la confianza es lo más importante. Por eso queremos tener apoyos y aliados de entidades reconocidas y confiables para las familias de la ciudad. Estamos conectados con los programas del ecosistema del emprendimiento que ofrece la Alcaldía de Medellín y esto nos fortalecerá esa confianza digital que estamos creando con las familias y decir que esta empresa surgió gracias al apoyo de toda esta red de apoyo, es una garantía hacia el futuro”, concluye.

Babysister pudo identificar un potencial emprendimiento en el cuidado de niños y niñas y ha logrado llevar esta labor a otro nivel con el apoyo y acompañamiento del Centro de Desarrollo Empresarial Zonal -Cedezo de Guayabal- uno de los 22 que funcionan en diferentes barrios de la ciudad, que han contribuido a materializar los sueños de 1.800 emprendimientos desde el año 2020.


Por: Alonso Velásquez Jaramillo

Fotógrafo: Foto Alcaldía de Medelllín

8 vistas0 comentarios