• LaChiva Radio

Cusumbo liberado en Jardín, primero de su especie en ser monitoreado satelitalmente.

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá y Corantioquia, con apoyo de Precoodes, rastrean satelitalmente a un Cusmbo (Nasa nasa), también llamado Coatí, liberado en días pasados en el Suroeste antioqueño.



rea Metropolitana del Valle de Aburrá y Corantioquia, con apoyo de Precoodes, rastrean satelitalmente a un Cusmbo (Nasa nasa), también llamado Coatí, liberado en días pasados en el Suroeste antioqueño.

  • El Área Metropolitana del Valle de Aburrá y Corantioquia, con apoyo de Precoodes, rastrean satelitalmente a un Cusmbo (Nasa nasa), también llamado Coatí, liberado en días pasados en el Suroeste antioqueño.

  • El animal es el primero de su especie que se libera en Colombia portando un collar de telemetría, a través del cual se podrá conocer su desplazamiento y deducir detalles de su interacción con el entorno. En un grupo de 23 animales que fueron liberados por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y Corantioquia en el Suroeste antioqueño, el pasado 9 de abril, se encuentra el primer Cusumbo o Coatí (Nasa nasa) que es rastreado en el país con un collar de telemetría. La tecnología permitirá obtener datos de valor científico, pues este es el primer estudio de este tipo que se hace sobre la especie, de la cual aún hay vacíos de información. El primer informe del monitoreo satelital indicó que, en solo 2 días, el animal se había desplazado aproximadamente 2 kilómetros e ingresó a una zona boscosa cercana al Distrito de Manejo Integrado de los Recursos Naturales Renovables (DMI) Cuchilla Jardín – Támesis, una región de bosque alto andino densa y muy bien conectada ecológicamente, con buena disponibilidad de agua y condiciones muy propicias para la supervivencia de la especie, pues allí encontrará el alimento que requiere: frutos, semillas, hojas, raíces, insectos, pequeños vertebrados y pequeños reptiles, que son sus presas potenciales. La liberación se realizó en el predio La Libertad, una reserva de la sociedad civil localizada en zona rural del municipio de Jardín. Allí también regresaron a su hábitat otros 22 animales silvestres que fueron readaptados en el Hogar de Paso de Corantioquia y el Centro de Atención y Valoración (CAV) del Área Metropolitana: 4 cernícalos (Falco sparverius), 3 gallinazos (Coragyps atratus), 2 gavilanes (Rupornis magnirostris), 1 currucutú (Megascops choliba) y 12 zarigüeyas (Didelphis marsupialis). El collar que porta el Cusumbo pesa menos del 5% del peso del animal y tiene un sistema GPS que envía señales a equipos satelitales, con las cuales se pueden establecer las coordenadas de ubicación y desplazamientos, y se podrá inferir cómo es el comportamiento del animal y su interacción con el entorno. Así fue la readaptación El Coatí, también llamado Cusumbo, llegó al Hogar de Paso de Corantioquia en julio de 2020 con aproximadamente 4 meses de edad, tras ser encontrado por campesinos en zona rural de Andes. Su readaptación duró 8 meses, tiempo en el que se le brindó atención veterinaria y nutricional, además de estímulos, especialmente aversivos, para que aprendiera a identificar al ser humano como un peligro y evite la cercanía con este. El proceso incluyó además estímulos alimenticios, enriquecimientos ambientales y aislamiento visual y auditivo, para para facilitar la adaptación a las condiciones de su medio natural. Siendo un adulto, ya con un año de edad, y al verificar el resultado positivo de su readaptación, se procedió a liberarlo en una zona con condiciones muy similares a la de su procedencia, lo cual favorece en gran medida su adaptación y supervivencia en el medio natural. Sobre la especie Los Cusumbos (Nasa nasa), son de gran importancia para los ecosistemas, pertenecen a la familia Prociónide, en la que también se encuentran los mapaches y los perros de monte, entre otros. El macho adulto es solitario, mientras que las hembras y los juveniles viven en grupos de hasta 30 ejemplares. Si bien es básicamente terrestre, también se trepa con agilidad a los árboles. El grupo recorre diariamente su territorio, caminando con la cola levantada, mientras revisa entre la hojarasca y la vegetación, metiendo el hocico en grietas y troncos, en búsqueda de alimento. Su dieta omnívora incluye una amplia variedad de insectos, arañas, larvas, frutos, semillas y raíces; también consume pequeños mamíferos, pájaros, lagartijas e incluso carroña. Caminan sobre sus pies (plantígrado) y pueden descender de árboles cabeza abajo gracias a sus flexibles articulaciones. Son de hábitos diurnos y duermen en nidos, que hacen ellos, en las copas de los árboles.

2 vistas0 comentarios