top of page
  • Foto del escritorLaChiva Radio

Aguas Nacionales EPM ganó Premio a la Eficiencia Energética por proyecto de biogás


para abastecer más del 50 % de la demandada en los procesos.

Energía térmica para sostener la temperatura de los digestores y para el chiller del aire acondicionado de la PTAR.

Este sistema cuenta con un subsistema para la purificación, almacenamiento y compresión del biogás, el cual incluye: trampa de espumas, filtro de gravas, desulfurización, tanques de almacenamiento, secado de gas, filtros de carbón, filtros cerámicos y compresores. Lo anterior para acondicionar el combustible y poder utilizarlo en los motogeneradores.

Generalmente en las plantas de tratamiento que cuentan con un sistema de tratamiento similar al de la PTAR Aguas Claras EPM, este biogás es quemado por medio de antorchas (teas) para poder ser liberado a la atmosfera.

Contexto

PTAR Aguas Claras, un ejemplo de eficiencia energética

Aguas Nacionales EPM opera la PTAR Aguas Claras, en el municipio de Bello, al norte del Valle de Aburrá. Esta infraestructura de tratamiento es una de las más modernas de América Latina.

Durante 2022, se trataron en Aguas Claras más de 130 millones de metros cúbicos de agua residual proveniente del Distrito de Medellín y el municipio de Bello, el equivalente a más de 38 mil piscinas olímpicas. Adicionalmente, se destaca el manejo energético de la planta, donde se autogeneró el 92,3 % de la energía demandada por la planta, de la cual el 51,06 % de la energía se autogenero con biogás, un valor superior a la energía que demanda un municipio como Barbosa, Antioquia, en un año completo.

Otro 41,25 % de la energía se autogeneró con el combustible usado en el proceso de secado térmico, donde además se aprovecha el calor de las turbinas para la operación del secado final del biosólido. Como un aporte al medio ambiente, devolvió nutrientes al suelo, como el Nitrógeno y el Fósforo, con el aprovechamiento de 14.169 toneladas de biosólido seco y 27.654 toneladas de biosólido húmedo.

En esta vigencia se avanzó en la ruta estratégica del biosólido, logrando diversificar el uso del biosólido seco. 84 % en mejoramiento de suelos degradados, 3% en mezclas agronómicas y 13 % en elaboración de compostaje. El producto húmedo se aprovechó un 89 % en mejoramiento de suelos degradados y 11% para elaboración de compostaje.

bottom of page